Perseo y la cabeza de Medusa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Perseo y la cabeza de Medusa

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Ene 13, 2013 12:56 am






Escultura: Perseo y la cabeza de Medusa
Escultor: Antonio Canova.
Material: Mármol
Estilo: Neoclásico
Fecha 1801
Ubicación: Museo Pio-Clementino, Roma.

Mito



Las Górgonas eran tres monstruos que se llamaban Estenea, Euríale y Medusa. Eran hijas de Forcis, dios del mar y de su esposa Ceto. De las tres sólo Medusa era mortal, pero era considerada la Górgona por excelencia. Su aspecto era aterrador y terrible y hasta los dioses inmortales huían de ellas.


Su mirada era tan terrible y espantosa que aquel que las contemplaba quedaba inmediatamente petrificado. Excepto Medusa, las otras dos eran inmortales y vivían en el límite más lejano del mundo, alejadas de todo, en los insondables abismos de la noche y de la muerte. Por este motivo, Polidectes estaba convencido de que Perseo no sobreviviría jamás a su misión. Pero Perseo, hijo de Zeus, era muy amado y muy valioso para los dioses. El joven de corazón valiente, emprendió el largo viaje para enfrentarse a las aventuras que le esperaban. Llegó al lugar donde moraban las hermanas de las Gorgonas, que habían nacido como mujeres muy ancianas; eran las guardianas de las Gorgonas y sólo ellas conocían el camino que conducía hasta ellas.

Para ayudar a Perseo a enfrentarse y vencer a Medusa la diosa Atenea le regaló un escudo que tenía tan pulido el metal que era como un espejo, y le enseñó cómo utilizarlo. Este escudo-espejo se llamaba Aegis.

El dios Hermes también le ayudó regalándole una espada curva que tenía un filo muy especial con la que podía cortar la cabeza de Medusa.

Las Ninfas le entregan a Perseo tres armas que le serán muy útiles: unas sandalias aladas, una alforja y el casco de Hades, que convertía en invisible a quien se lo ponía. Con todas estas armas Perseo llega hasta el país de las Górgonas que se supone que estaba en Hispania, junto a la ciudad de Tartessos.


El valeroso joven les robó el diente y el ojo -las tres sólo poseían un único ojo que utilizaban alternativamente-, que sólo devolvió cuando le indicaron el camino que debía seguir. Pero el camino le conducía primero a las ninfas y éstas entregaron tres objetos a Perseo, con los que podría cumplir su misión: unos zapatos con alas, con los que podía volar por los aires, una bolsa mágica para la cabeza de la Gorgona, y un yelmo que lo haría invisible.

LA LUCHA CONTRA LAS GORGONAS: Tan pronto se lo colocaba, era invisible para todos. La diosa Atenea le entregó además un espejo metálico intensamente brillante. Perseo se sujetó los zapatos alados y dejó que el viento lo transportase hasta el fin del mundo, allí donde habitaban los monstruos con las serpientes en la cabeza. Las montañas eran allí altísimas, tanto que parecían acariciar el cielo, y Perseo divisó unas figuras petrificadas que permanecían inmóviles en medio de aquel paraje: un león que huía, que parecía mirar al vacío con sus fauces abiertas, una persona ésta también en plena huida, también convertida en piedra.

A la izquierda y derecha del camino había animales, personas jóvenes y adultas, niños, como cincelados por un escultor que pretendiese representar el pavor. Todos ellos habían sido las inocentes víctimas de las Gorgonas; con sólo mirarlas habían quedado petrificadas. Perseo se aproximó cautelosamente, internándose más y más en las profundidades de una cueva; por precaución sujetó bien delante de su rostro el espejo que Atenea le habla entregado, porque sólo reflejada en el espejo podía mirar a Medusa si no deseaba, también él, verse convertido en piedra.


Percibió desde lejos una voz ronca y luego los silbidos de los colúbridos; esperó hasta que llegase la noche y las Gorgonas se hubiesen dormido; luego, con suma cautela, se aproximó cada vez más a ellas hasta descubrir en el espejo la imagen de la Medusa. Desenvainó rápidamente su espada y con un fuerte golpe le separó la cabeza del tronco la cabeza rodó por el suelo. Las otras Górgonas despiertan pero no pueden perseguirle porque lleva puesto el casco que le hace invisible. La cabeza de Medusa fue llevada como adorno del escudo de Atenea.

De la sangre que brotó de la cabeza de Medusa nacieron el magnífico caballo alado Pegaso (que luego utilizaría para liberar a Andrómeda) y Crisaor, el padre de Gerión (un gigante que poseía tres cuerpos hasta la cintura) al que Hércules mataría en La Coruña y enterraría debajo de la Torre de Hércules.

Diccionario de mitología
Mitología Universal.
avatar
EURIDICE CANOVA
Admin

Mensajes : 549
Fecha de inscripción : 06/05/2011

Ver perfil de usuario http://lapinacoteca.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Perseo y la cabeza de Medusa

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Dom Ene 13, 2013 12:57 am

avatar
EURIDICE CANOVA
Admin

Mensajes : 549
Fecha de inscripción : 06/05/2011

Ver perfil de usuario http://lapinacoteca.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.