La Última Cena -Dalí

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Última Cena -Dalí

Mensaje por EURIDICE CANOVA el Lun Dic 12, 2011 11:37 am



La Última Cena
Salvador Dalí, 1955
Óleo sobre lienzo - Surrealismo
167 cm × 268 cm
Galería Nacional de Arte (Washington

El cuadro está muy relacionado con el número doce. La sala donde se encuentran Jesús y sus apóstoles es un dodecaedro. Al fondo de esta se vislumbra un paisaje al amanecer, aún cuando la cena fue de noche. Esa escena refleja un paisaje típico de la costa ampurdanesa recordando al mar y las rocas que podría ver el propio Dalí en Cadaqués. Cristo, en el centro, parece estar predicando ante los discípulos, los cuales inclinan sus cabezas y rezan. Las apariencias de los discípulos son distintas entre sí. Cada uno porta una túnica distinta e inclusive parecen ser personas de distintas razas y países. Los trece personajes rodean una mesa de piedra sobre la cual hay un vaso de vino y un pan partido en dos; el pan y el vino están tratados como un auténtico bodegón.

Cristo no es representado como se acostumbra. Su pelo es claro y no tiene barba. Su túnica es la única que deja al descubiertio su pecho. Observando con más detalle, vemos que Cristo es transparente en su parte inferior, ya que la barca que se encuentra en el paisaje puede verse a través de él.

Sobre todo el conjunto está el torso de Cristo, símbolo de su entrega al hombre, de su carne. Extiende sus brazos y al igual que el Cristo que se encuentra abajo, se difumina poco a poco.


La representación de la última cena de Jesús con sus discípulos, según el tema clásico de Leonardo da Vinci. Se observa a Jesús impartiendo la eucaristía mientras los otros oran en silencio. Un Dios Padre humanizado bendice la escena desde arriba.

El espacio que los rodea está limitado por la figura geométrica del dodecaedro, de caras pentagonales. Tras él un paisaje marítimo se pierde en la distancia

La valía de dibujante de Dalí se hace patente en este cuadro realista con una técnica excepcional. Los elementos simbólicos-geométricos son evidentes, el escenario es un dodecaedro, esto es un elemento compuesto por doce pentagónos como el número de los apóstoles. La transparencia trancendental -divinidad- de Jesúcristo en contraposición de la sólida simetría de los apostoles, unida al tratamiento del tema, sin detalles y con una luz ardiente, hace de esta obra un ejemplo de composición mística. El Cristo con los brazos abiertos que corona el cuadro, posiblemente sea una referencia a la resurección.

La secuencia de los episodios que van desde la entrada de Jesús en Jerusalén hasta la Resurrección, constituye el repertorio más amplio de temas religiosos, pero también un tema general en sí.
Empecé el comentario iconográfico de esta secuencia el domingo de Ramos con el comentario de la obra del Giotto, y hoy continúo con la Última Cena de Salvador Dalí.
Hay muchas interpretaciones en la historia del arte sobre este tema que se conmemora la noche del jueves santo y cuyas fuentes iconográficas están en los evangelios canónicos.
En estos Evangelios Marcos y Lucas, evangelistas, describen un lugar confortable, una gran habitación …y eso ha dado pie a los artistas a representar de muy diversas maneras una sala lujosa en la que se celebró la Última Cena.
La mayoría de los artistas han sabido extraer de las fuentes escritas en los evangelios al menos tres grandes temas, con distintas variantes.
Estos tres temas son:

1) El tema dinámico y dramático del anuncio de la traición con las diferentes reacciones de los apóstoles.

2) El tema místico y solemne de la institución del sacramento de la Eucaristía,que correspondería a la obra de Salvador Dalí.

3) El tema melancólico del adiós de los apóstoles
Salvador Dalí en 1955, pintó La Última Cena de Jesucristo con sus Apóstoles que se encuentra hoy en la National Gallery of Art – Washington. Y lo hace colocando la escena en el interior de un dodecaedro.
Doce son las caras pentagonales del dodecaedro y doce fueron los Apóstoles. Las proporciones que rigen esta composición se rigen por el número de oro. El dodecaedro era el símbolo platónico del Universo, ya que en él se pueden inscribir los otros cuatro poliedros regulares que, decían los Pitagóricos, corresponden a los cuatro elementos (aire, agua, tierra y fuego) presentes a su vez varias veces en los pentágonos regulares.
Si se unen los centros de las caras de un dodecaedro entre sí, se forman tres rectángulos cuyas proporciones son las del número áureo.

Muchos estudios psicológicos han intentado determinar si la Proporción Áurea es la proporción existente más agradable desde un
punto de vista estético y se ha llegado a demostrar que la utilizaron los creadores de las pirámides y del Partenón.
La proporción áurea se encuentra alrededor de nosotros en todo momento. Se considera la relación matemática de la belleza (por raro que parezca) y ha sido utilizada en obras artísticas de todo tipo.
En esta obra de Salvador Dalí la proporción áurea ha sido representada.

Fuente

Historia del Arte.Edit Bruguera
Historia de la pintura.Edit La isla
http://www.spanisharts.com/history
http://pincelyburil.blogspot.com
http://es.wikipedia.org
avatar
EURIDICE CANOVA
Admin

Mensajes : 549
Fecha de inscripción : 06/05/2011

Ver perfil de usuario http://lapinacoteca.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.